Porque sirve darles a los niños crayolas para que hagan garabatos

Lo cierto es que para los adultos los dibujos y garabatos que hacen los niños pueden ser simples rayones sin sentido, pero la verdad es que estos aportan mucho en lo que sería el desarrollo. Hay que destacar que cada vez son más los padres que se interesan por los dibujos de los pequeños, los miran con más entusiasmo y de más, yo lo hago y ¿tu?

Si eres parte de ese grupo como yo, seguro estarás de acuerdo en que no es la belleza del dibujo lo que más nos llama, nos cautiva, más bien es la riqueza expresiva. Lo que nuestros niños dicen a través de sus dibujos y garabatos. Es por ese motivo que es tan importante dejarlos hacer garabatos, porque es algo que le suma y mucho a su desarrollo emocional.

Las crayolas y los garabatos

Aproximadamente a los 18 meses los pequeños ya pueden tomar un lápiz o crayola y comenzar a hacer sus primeros garabatos. Que pueden ser trazos desordenados, irregulares y con dirección variables. Al comienzo se saldrán del papel y no carecen de sentido. Pero así son los garabatos, funcionan como una simple descarga motora para el pequeño.

Si, puedes ser que no representen nada, pero para ellos es divertido y es otra forma de expresarse. Hay muchos padres que tratan de encontrar algo que se reconozca y es normal, sin embargo, durante la primera etapa es casi imposible encontrar algo real. A pesar de ello hay que interesarse porque así el pequeño sentirá que esta manera de comunicación es aceptada y valorada por los adultos.

Como reacción de acuerdo a la edad

A los dos años y medio ya trata de dirigir y controlar el movimiento de la mano, es por ello que se puede ver como empieza a respetar los límites de las horas e intenta cerrar las líneas que hace. Obviamente mejora la coordinación, los trazos son más controlados y los garabatos se hacen circulares.

Ya a los tres años en adelante los pequeños comenzarán a darle nombre a sus dibujos, porque para ellos ya representan personas u objetos. Le dedicara más tiempo a esta actividad y se notará ya que mejorará y mucho. Se podrán diferenciar los garabatos, estarán bien distribuidos y además describe lo que está haciendo. A partir de los cuatro años aproximadamente comienza a aparecer la ropa y paisajes, dibuja cosas relacionadas y no aisladas.

 

Fuente: Padres e hijos